“Si vomitas, vomitas” dijo el juez a la maltratadora de animales. Su castigo es perfecto

A este juez no se le pasa ni una.  Alyssa Morrow, de Painesville, Ohio (EEUU), aprendió una dura lección cuando dejó a su perro, Moose, solo y encerrado en casa durante una semana.

El pobre perro estaba deshidratado, hambriento y completamente aterrorizado cuando los médicos lo encontraron. Alyssa aceptó su culpa, pero dijo que “solo fue una semana”.

 

Cuando el juez Michael Cicconetti supo el estado en el que estaba la casa de suciedad cuando encontraron al perro, se sintió enfermo.

CLIC PARA LEER MÁS