Un amor que pudo ser “El dormilón y costillita”

Vivía en Chicago, con veinte y unos años mas, no tenía cuentas en redes sociales, la vida transcurría sin muchas novedades, era Febrero del 2014 y mi amiga estaba de cumpleaños,  nos tomamos fotos, y la pasamos de maravilla, ella manifestó que las fotos me etiquetaría en el facebook, por lo cual procedí a crear una cuenta en la red social.

Las fotos tuvieron muchos likes, tanto de personas que acudieron a la fiesta de cumpleaños y también personas desconocidas, invitaciones de amistades, toques, mensajes, en fin muchas personas ya de la red social de mi amiga. Por curiosidad revise quienes interactuaron con las fotos, y me impresionó un chavo que es sargento marinero que le había puesto me gusta a a la foto, se me hizo interesante su foto de perfil, como que entre en trance y sin pensarlo dos veces le envié una solicitud de amistad, con algo de duda si la aceptaría o no. ¡Sorpresa! acepto la solicitud inmediatamente, me sorprendió tanto que sonreí, al instante me envió mensajes y de a poco empezamos a conocernos.

mensajeando-de-noche

La comunicación por la facebook fue por mucho tiempo desde marzo hasta julio para ser exactos, el estaba en china prestando sus servicios militares, cada vez nos conocíamos mas, por la diferencia de tiempo el siempre funcionaba como mi despertador, todas las días a eso de las 4 a 5 de la mañana o a veces mas temprano me enviaba mensajes hermosos para despertarme. En ese entonces yo trabajaba en un restaurante Subway y antes de irme a trabajar ya intercambiábamos mensajes.

Para sorpresa mayor había nacido en Chicago y tenía familiares en Joliet, y manifestó que pronto regresaría a terminar su carrera a Chicago, me emocione tanto al saber, ya que nos encariñamos mucho por facebook. El tiempo paso volando, en junio llegó a chicago, tenía ansias de verlo, pero tenía que esperar un poco más ya que fue a disfrutar con su familia y su hijo.

A los pocos días nos conocimos, ocurrió un día lluvioso en el centro de Chicago, fue algo maravilloso, siempre me habían gustado los militares, salimos a las barras, conocí a su hermano y la pasamos genial, nos alcanzó la noche y se me complicó para regresar a casa, me quede en casa de su hermano con el dormimos en el sofá sin que nada pasará.

img_como_decorar_una_habitacion_para_una_noche_romantica_2480_orig

 

Al día siguiente me fui a casa muy temprano, pasaron los días y seguíamos textiando, planeamos vernos en una casa de “citas” ese día fue lo mas sexy que pude y el igual, llegamos a la casa entramos y miramos shows, nos dijeron las reglas y en fin exploramos la casa,  me tomo de la mano y en uno de los tantos cuartos que tenía esa casa nos metimos a uno y paso lo que tenia que pasar, hicimos el amor apasionadamente,  nos inmiscuimos en un mundo sobrenatural, ese momento solo existíamos los dos, fue algo maravilloso, nunca había tenido una experiencia igual,  la noche se hizo corta para lo que vivimos en esos momentos, al día siguiente fuimos a desayunar juntos y luego cada quien para su casa, nos quedamos en escribirnos.

La base militar quedaba cerca de mi casa y el trabajaba ahí, a los dos meses el rento una casa y las visitas eran más constantes, me llegue a encariñar mucho, hasta que pedí que fuera mi novio, para mi sorpresa el me dijo que NO, que no podía ser fiel a ninguna mujer y que no era el momento, tal vez después, me dolió tanto, me sentí usada, me aleje por muchos días, el me seguía mensajeando pero yo lo ignoraba o le contestaba fríamente.

Con mi jefe de trabajo tuvimos una aventura tratando de sanar y resignarme, me olvide del militar por un buen tiempo, como dicen las aventuras no duran mucho, pronto terminó y decidí buscar al militar pidiéndole ayuda, le pedí que se casara conmigo para que me arregle papeles, el lo tomo por sorpresa pero accedió con la condición de que cada quien era libre de hacer lo que nos viniera en gana, yo estaba casada en México pero me divorcie. Nos casamos un viernes 17 de abril de este año, al terminar la pequeña ceremonia nos fuimos a su casa y disfrutamos de la corta luna de miel. Me dolió mucho que esa noche fui a una barra y me agasaje con un ex-novio

Luego de aquello los días volvieron a ser como antes me quedaba siempre en su casa, las noches eran tan apasionadas que me quedaba rendida de sueño entre sus brazos, siempre al dormir me abrazaba pues tiene un cuerpo de dios del Olímpo, llegue a tratar a su hijo, el era muy frío siempre fui  paciente intentando tener una vida por delante con el y lo estaba logrando, según yo.

Un día llegue a su casa de sorpresa, el no me esperaba pues la sorpresa fue para mi el estaba en su aunto con otra chica, me acerque y le able disimuladamente, no me importo verlo así, le pregunte un par de cosas y me fui. Me dolió porque sabia que podía reclamar nada, fui a casa y lloré tanto que me quede dormida.

hisotiras

 

Amaneció y me fui a trabajar con mis sentimientos rotos el me estuvo textiando preocupado pero yo le contestaba como si nada ubiera pasado. En el trabajo conocí a un chico  hace un par de meses, pero el verme así el empezó a aser platica empezamos a salir, antes de que pasará algo yo le confesé mi situación, pensando que se alejaría de mi,  para mi sorpresa se quedo a mi lado y el me dijo que deseaba casarse conmigo y anhelaba algo serio. Acepté, deseaba hacer mi vida con alguien quien tomara las cosas en serio.

Mis sueños y anheos con el militar se esfumaron, mi plan era pedirle al militar la anulacion de nuestro matrimonio, con mi novio empezamos a planear nuestro futuro, hicimos fotos y subimos al facebook, demostrando el amor a todos nuestros amigos, y para sorpresa los miró el militar, pensé que no le iva a afectar, para sorpresa, lo lastime mucho tanto que el llegó al grado de estar en depresión, me dolía pues aun lo queria trate de recuperar lo que posiblemente seria amor, pero fue muy tarde.

Perdí al militar para siempre y ahora estamos en plan de anular nuestro matrimonio el próximo mes, en cuanto lo consiga me caso con mi novio y pues trataré de llevar una vida feliz,  aunque el militar será una experiencia inolvidable ya que en la cama,  en mis veintitantos años no encontrare a alguien así.

Quedamos como amigos pero ya no queda nada de nuestro pasado, el día de la anulación de nuestro matrimonio tal vez sea la última vez que lo vea y le entregue las cosas que me ha dado. Pues a empezar la vida desde cero, creo que nunca debí de apresurarme tanto, pues perdí mucho y perdí lo que posiblemente podría ser amor, pues para ser sabía hay que ser pendejo primero.

Espero que le haya gustado mi historia.