Nadie te amará como yo

Tenía 19 años cuando empecé a trabajar en una empresa de venta de llantas, allí conocí a Giovanni un chico 8 años mayor que yo, empezamos a tratarnos y llegamos a ser novios, duramos 3 años juntos y hablábamos de casarnos, después cambié de lugar de trabajo y allí conocí a otra persona que me gusto físicamente y cometí el error de  hablar con Giovanni y pedirle un tiempo para aclarar mis dudas, después de que salí con el otro chico me hice novia de él sin haber terminado con Giovanni, por lo que únicamente llamé por teléfono a Giovanni y le dije que terminábamos puse de pretexto que ya me encontraba aburrida de sus celos por lo que él acepto e intento en dos ocasiones hacerme reaccionar y pensar en nuestro amor, recuerdo que me dijo,  “nadie te amará como yo”, por lo que me dio risa y no le puse atención.

Pasaron dos años y me encontraba feliz con mi nuevo novio por lo que decidimos casarnos, al poco tiempo empecé a darme cuenta que lo que sentía por mi esposo era únicamente atracción física y no amor y que al que realmente amaba era a Giovanni.

Utilice todas mis influencias para poder contactarme de nuevo con él y le propuse que nos reuniéramos que necesitaba cerrar ese círculo en mi vida,  y así fue nos reunimos lloramos juntos nos abrazamos, nos acariciamos y nos besamos al finalizar la tarde nos separamos no pudimos ser capaces de yo decidir separarme de mi esposo y él de pedirme que lo hiciera, imagino que por nuestra forma de pensar que el matrimonio es para siempre.

INTERESANTE:  Soldado descubrió que su mujer le habia sido infiel con 60 hombres y así fue la venganza ¡Bien Hecho!

solitaria

Han pasado 12 años desde la última vez que nos vimos y sigo pensando en él, sueño con él, lloro por él, y no hay día en que me arrepienta el haberlo dejado, actualmente él está casado y con hijos, yo sigo con mi esposo y tenemos hijos, pero mi vida es incompleta soy una madre abnegada y una esposa responsable pero como mujer me siento vacía, creo que él tuvo razón cuando me dijo que “nadie me amaría como yo” se ha vuelto un karma en mi vida esas palabras, no hay día que no lo sueñe, y me enojo conmigo misma porque sé que jamás podremos estar juntos y sufro mucho más al imaginar que ya no soy ni un recuerdo en su mente.

Envío mi historia para para que las chicas piensen bien antes de dejar a un chico porque a lo mejor el tiempo les demuestre el error que cometieron y pasen el resto de sus días añorando al hombre que la vida puso en su camino y por tonterías de juventud se deja ir, así como pasó conmigo.

Giovanni R. Te amo siempre te amé y te amaré lo que me quede de vida.

PEQUEÑA Y FRAGIL.

Otras Historias: Un amor que pudo ser “El dormilón y costillita”

loading...
loading...

Comentarios